viernes, 24 de octubre de 2008

Pues quizás cierren los mercados...

No se sorprendan si cierran las bolsas

Como observa Yves Smith en Naked Capitalism, esta cuestión realmente no es nueva. Durante las turbulencias del pasado mes, en particular en la semana del 6 de octubre, algunos inversores profesionales hablaron discretamente sobre la posibilidad de un cierre de los mercados.

Rusia de hecho ya los ha cerrado en varias ocasiones. José Luis Cárpatos (Serenity Markets) ha comentado en varias ocasiones que no le extrañaría nada que lo hicieran. El 10 de octubre el Primer Ministro italiano Silvio Berlusconi "dejó caer" que los líderes mundiales estaban considerando la posibilidad, para desdecirse poco después.

Bloomberg citaba ayer al profesor Nouriel Roubini durante la conferencia "Hedge 2.008" (Londres):

"No se sorprendan si los líderes políticos necesitan cerrar los mercados durante una semana o dos en los próximos días. Hemos alcanzado una situación de puro pánico. Habrá liquidaciones masivas de activos, cientos de fondos de capital riesgo van a quebrar".

(En la misma conferencia, Emmanuel Roman, jefe ejecutivo en GLG Partners Inc., afirmó que hasta un 30% de hedge funds cerrarán. De hecho, el sector atraviesa su peor año en dos décadas y el pasado mes de septiembre declaró las peores pérdidas en diez años).

Sigue Roubini:

"El riesgo sistémico se ha ido haciendo cada vez mayor. Las cosas se están poniendo también muy feas en los mercados emergentes. Solíamos decir que cuando los EE.UU. cogen un resfriado, el resto del mundo estornuda. Bien, ahora los EE.UU. tienen una neumonía crónica. Los mercados emergentes se están convirtiendo en un auténtico lío. Hay cerca de una docena de mercados emergentes en serios problemas financieros. Incluso un pequeño país puede tener un efecto sistémico en la economía global. No va a haber suficiente dinero en el FMI para sostenerles".


¿Exagera Roubini?

Veamos lo que viene sucediendo en los dos últimos meses con el riesgo-país (probabilidad de impago anual, estimada a partir de los CDS soberanos a 5 años):


Probabilidad anual de impago estimada por diferenciales CDS 5 años
(Pinchar para ampliar)


El gráfico está construído con esta herramienta on-line del Deutsche Bank. He representado los que me parecían más representativos (y no, no tenían los datos de Argentina, qué le vamos a hacer).

Todas las líneas muestran que el riesgo-país está disparándose al alza en mayor o menor medida en septiembre-octubre. Por ejemplo ya tenemos a Venezuela y Ucrania en un 14% de riesgo de impago en un año. Y no perdamos de vista a Rusia.

Sobre el riesgo-país de Argentina, Risk Watch Dog de Business Monitor International publicaba el siguiente gráfico (a partir de CDS soberanos a 1 año). En este caso no hay estimación de probabilidad de impago, sólo la cotización. Pero parece bastante elocuente (del día 21).

CDS soberanos a 1 año - Argentina

(Pinchar para ampliar)

La cotización de 4.615 significa que para asegurar contra impago $1 millón de deuda argentina había que pagar casi la mitad: $461.500. De hecho, estas cotizaciones son precios cruzados en el mercado (esto es, que hubo quien de hecho pagó esa cantidad).

Las enormes obligaciones deudoras que arrastra Argentina parecen haber hecho necesaria la nacionalización de los fondos de pensiones, con las consecuencias ya conocidas. Se está emitiendo deuda para poder pagar deuda.

En relación con ello, Venezuela protagonizó una maniobra bastante intrigante con bonos argentinos (según Wells Fargo vía RGE Monitor Latin America): compró una emisión de $1000 mills a un suculento 15% de interés, para deshacerse inmediatamente de ellos entregándoselos al sistema bancario venezolano. El cual a su vez se deshizo de ellos a mercado provocando una brusca caída en su precio y poniendo en aprietos financieros al gobierno argentino.

Planteado así, diríase que se trata de una maniobra al más puro estilo "Gordon Gecko" en versión bolivariana. Sin embargo Venezuela asegura que conserva gran cantidad de bonos argentinos y lo plantea como una acción completamente solidaria. Lo cierto es que ha seguido comprando nuevas emisiones.

Por su parte Venezuela tiene un problema bastante serio con su fondo soberano Fonden. Este tiene unos $300 a $400 mills en instrumentos de deuda que Lehman había acordado pagar en metálico. Con la bancarrota de Lehman va a tener difícil vender esta deuda. Y además tiene $2 mil Mills invertidos en notas estructuradas que han perdido parte de su valor con la crisis y también son difíciles de colocar.

En cuanto a Ucrania su mercado de valores ha caído un 80% este año, con una inflación del 25% y quiebra de su 6º mayor banco. Factores de riesgo potenciados en este caso por una situación política notablemente caótica (The Economist).

Valgan estos apuntes para hacernos idea de la situación de las economías emergentes.

Vale, ok. Prometo no sorprenderme si en algún momento deciden cerrar todos los mercados un par de semanas.


2 comentarios:

josejoa dijo...

¿No debería ser Burning Markets? Un saludo.

Bourning Markets dijo...

Hola. Pues no jeje. Bourning es intencionado, un pequeño juego de palabras. Saludos.

Apture


Want this badge?